Menu
RSS

Los 7 Dones del Espíritu Santo

Dones del Espiritu Santo

En el sacramento de la confirmación, recibimos estas poderosas herramientas que pueden ayudarnos a superar las piedras que vamos encontrando en la vida. Dios no nos las evita, pero si nos da las herramientas suficientes para que podamos atravesarlas mientras al mismo tiempo crecemos.

Y eso es lo que quiere Dios para nosotros y nuestra vida, que todos los dias nos ocupemos de crecer, de ser un poco mejor personas que el dia anterior, aprendiendo de cada paso, de cada piedra, de cada situación.

Los dones del Espíritu Santo son siete:

Temor de Dios: Don necesario para poder alejarnos del pecado. Saber rechazar todo lo que pueda ofender a Dios, no por miedo al castigo, sino por el gran amor que le tenemos. Por ello también es indispensable perder el miedo “ a quedar como ridículo” si digo lo que pienso de Dios ante los demás, doy mi opinión o defiendo lo que creo.

Fortaleza: Don que nos ayuda a poner los limites adecuados y vencer los falsos miedos, para poder dar testimonio de verdaderos cristianos, ayudándonos a hacer aquellas cosas que para nosotros son “imposibles” y que para Dios no. También nos ayuda a ser fuertes en aquellos momentos en que creemos que no podemos más.

Piedad: Don que nos hace sentir pertenecientes a la familia de Cristo, y así poder entender que nuestra salvación también pasa y depende de mi manera de ser para con los demás. Nadie se salva solo, sino que nos salvamos en racimo. Da la sensibilidad necesaria como para perdonar siempre, y perfecciona la virtud de la justicia. Nos ayuda a ponernos los “Anteojos de Dios” a la hora de juzgar, y así poder ver en profundidad todo lo bueno de las cosas.

Consejo: Don que nos permite dar consejos como los daría Cristo, dejando de lado cualquier tipo de interés y tratando de ser lo mas objetivos posibles. Nos ayuda a intuir cuando el otro está necesitando de nosotros. Nos permite tener la palabra oportuna en el momento adecuado.  

Ciencia: Don que nos permite “juzgar” correctamente  como lo hace Dios, (quien casi no juzga, sino comprende) sin que influyan tantos mis prejuicios o mis temores, sobre todo sin destruir el honor de la otra persona. Nos ayuda a captar y discernir el llamado de Dios, y a usar correctamente las cosas creadas.

Entendimiento: Don que nos ayuda a transmitir con sencillez lo que creemos, para poder trasmitir así nuestra fe. Nos permite orientar nuestras mentes e ideas en el mundo que nos toca vivir, como lo haría Cristo. “Facilita” la comprensión de las verdades de la Fe y de los Divinos misterios, inaccesibles a la luz natural de la razón.

Sabiduría: Don que nos hace llevar a su máxima expresión la caridad. Nos ayuda a no ser soberbios. Nos permite amar mejor la eterna verdad, que es Dios, interesándonos en todas sus cosas, y deleitándonos en El.

primi sui motori con e-max

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios
 

Ser Felices

Biblioteca

Especialidades

Terapias Complementarias

Espacio Espiritual

Redes Sociales