Menu
RSS

El Sindrome del Amor Negativo (parte 1)

El síndrome del amor neativoAdultos con este tipo de historias, siempre buscan el amor y sueñan con el amor que leen en los libros o que ven en el cine y la televisión. Su programación negativa, el Amor Negativo: "no eres digno de ser amado", hace que la realización de estos sueños se haga imposible.


Hasta cuando intentan imitar el papel del actor romántico y amoroso, la programación de indigno de ser amado destruye el sueño. Para ilustrar las etapas de la adopción de los rasgos de Amor Negativo, vamos a usar el patrón de desconsideración / desprotección / desamor y seguir la trilla de la lógica ilógica, de la sanidad insana y de la falta de sentido de esta programación: La madre y el padre no demuestran afecto, protección o amor, ni entre ellos, ni hacia los hijos. Se adoptó y aprendió este comportamiento y subconscientemente se piensa como en el gráfico. 

Es un círculo vicioso. Se puede solo ganar perdiendo. Se adoptan los rasgos negativos para conseguir Amor, pero como resultado de la adopción de rasgos negativos, se siente indigno de ser amado/a y no puede dar y recibir Amor. Cuanto más trata de ser querido por sus padres, más indigno/a de ser amado se siente.

Veamos ahora, el conflicto de "tira y afloje" de una persona que creció sintiéndose amada sólo por uno de sus padres. Con Amor realmente positivo, este adulto demuestra Amor por su cónyuge o compañero/a, pero descubre que las admoniciones conflictivas de Amor Negativo por uno de sus padres, aquel que no quería, interfieren y crean situaciones de rechazo (conflicto de tira y afloje). 

 Alcoholismo, drogas, violencia familiar, criminalidad y otros comportamientos negativos tienen sus raíces en el síndrome del Amor Negativo.

 El libro de la Dra. Alice Miller "For your own good", aunque no identifique el síndrome del Amor Negativo como tal, apoya nuestro principio de que la programación de la niñez es la causa del comportamiento negativo. En su libro anterior "The drama of the gisted child", ella relata un hecho interesante sobre Marie Hesse madre del célebre poeta y escritor Herman Hesse. En su diario Merie Hesse describe como sus padres destruyeron su fuerza de voluntad, cuando tenía 4 años. En su diario, ella sigue relatando como su hijo Herman, cuando tenía también 4 años, le ocasionaba tanto sufrimiento a causa de su actitud desafiante que "tuvo" que adoptar medidas contra él.

Hasta que Herman tuvo 15 años, Marie intentó destruir su fuerza de voluntad, de la misma forma que la suya había sido destruída por su madre. Llego al punto de mandarlo a un internado "para su bien" (Mamá, ahora vas a quererme?). Esto ilustra claramente como el Amor Negativo se pasa de generación en generación. Es un crimen contra nuestra propia humanidad. El libro de Nancy Friday, "Mi Mother/ My Self ", contiene muchos ejemplos del síndrome del Amor Negativo, Nancy por ejemplo, cuenta la siguiente historia de la relación de una mujer con su madre: "si hubiera sido capaz de decirle a mi madre lo mucho que la quería", me cuenta una mujer, "ella, tenía sus defectos, pero eran solamente reflejos. Ella no conseguía dejar de criticar y molestar así como usted no consigue dejar de estornudar cuando le pica la nariz. Era más fuerte que ella, ahora, ya no puedo decirle lo que realmente sentía por ella, es demasiado tarde".

 La definición de Amor es siempre un enigma ilusorio. Considere la posibilidad de que el Amor sea el fluir, la entrega, el fluir del corazón y del alma, en bondad emocional, primero por uno mismo y después por los que están a nuestro alrededor. La verdad básica de esta definición es: "nosotros no podemos dar amor si no lo tuvimos", lo que normalmente parece ser amor es solamente la pretensión de actuar amorosamente para recibir o conseguir el amor de los demás. El verdadero amor sólo puede manifestarse cuando nos aceptamos y nos amamos. Sólo entonces podemos dar por dar, sin preocuparnos de lo que recibimos a cambio. Lo que es nuestro vendrá a nuestro encuentro de cualquier forma.

El amor negativo es un hábito compulsivo que intercepta nuestra capacidad de amar libremente. Nos domina desde hace demasiado tiempo. Es hora de librarnos y salir del cautiverio! 

Cuando éramos niños, tratamos constantemente de conquistar el amor de mamá y papá, y hemos pagado muy caro por ello. En nuestra identificación negativa con nuestros padres, en verdad hemos vendido nuestras almas. Y nuestra alma esta enterrada bajo el basurero del Amor Negativo. Es posible recuperar nuestra verdadera esencia y limpiar la basura que la recubre. La ceguera de nuestra ceguera hace que vivamos nuestras vidas sin capacidad de elección. Sin embargo, hay opciones reales. Para poder liberarnos, tenemos que ajustar las cuentas con nosotros mismos. Tenemos que querer ver aquello en lo que nos hemos convertido. Tenemos que tener el coraje de atravesar el dolor emocional de nuestra infancia y al hacerlo, liberarnos del dolor será profundo pero de corta duración. Es mejor enfrentar el dolor de una vez por todas, que seguir cargando el peso del fardo de la programación automática del Amor Negativo durante toda nuestra vida. Del otro lado, nos esperan la libertad, la autoaceptación, el autoperdón y el amor por nosotros mismos. Personas desde los 15 años a los 70 años consiguieron alcanzar este estado y usted también puede. Los padres que están dentro nuestro, son los que nos hacen creer que no podemos manejar situaciones y tareas difíciles. Por causa del Amor Negativo nos hemos creído esta mentira. Hemos pasado la mayor parte de nuestras vidas desarrollando un sofisticado método para evitar el verdadero dolor, que es la verdadera causa del problema en nuestras vidas. Hemos tenido miedo de que, enfrentar la realidad de nuestro dolor, fuera demasiado doloroso. En su lugar, hemos desarrollado una manera de evitarlo como una avestruz que entierra la cabeza en la arena, con la esperanza de que el dolor desaparezca al no hacerle caso. Una de las mayores mentiras que nuestros padres nos contaron es la de que somos incapaces de lidiar con el dolor, el sufrimiento y las situaciones difíciles. Esto no es verdad. Nuestra esencia, nuestra psique, el alma, mente o espíritu, fue creada por una fuerza superior. De adultos actuamos como niños aterrorizados de 8 años, que harían cualquier cosa para evitar el dolor. Este niño que vive en nosotros se resiste a ser ayudado. Por lo tanto, como adultos necesitamos esquivar el dolor y pretendemos que no exista. Al enfrentar la realidad, podremos liberarnos de las mentiras aprendidas y programadas. El proceso Hoffman de la Quadrinidad no hará todo esto por usted. Nadie tiene ni tendrá una varita mágica para que todo esto desaparezca. Como decimos a nuestros alumnos, es usted quien tiene que hacer el trabajo del proceso. No existen hadas madrinas. El único héroe es usted. Usted es su propio salvador. Con ayuda y orientación, usted puede salvarse.

La pregunta es: ¿Quién va a estar controlando su destino? Mamá, papá, sus amonestaciones, rasgos de personalidad o usted mismo? La pregunta no es tan complicada ni tan insuperable como parece, en realidad es simple: la lucha es difícil pero el final recompensa. Uno de los patrones negativos más destructivos, es el patrón de invalidación. Invalidación es cuando alguien niega el valor que usted tiene o aquello que usted hace. Aprendemos a invalidar cuando adoptamos los patrones de invalidación de mamá, papá o ambos o cuando los invalidamos porque ellos nos invalidaron. Algunos de los peores rasgos son las amonestaciones o censuras (explícitas o implícitas): 
- Nunca serás nada.
- No vales nada.
- No sos bueno/a.
- No sabes hacer nada bien.
- Nunca tendrás éxito.
- Ni lo intentes.
- Sos un fracaso.

 Los patrones de auto invalidación alimentan el "Desistir de sí mismo", con lo que aumenta la resistencia a dejarse ayudar. En vez de admitir que esto es autorresistencia, una forma de autopunición, los alumnos frecuentemente transfieren su resistencia a los otros y se revelan (esto ocurre con mucha facilidad cuando su programación es de crítica, enjuiciamiento y culpa). Lo que hacemos cuando jugamos con estos rasgos es resistir e invalidar nuestro verdadero yo, lo que perpetua nuestro estado de sentirnos indignos de recibir amor.

Ahora demos la vuelta completa a la rueda del infortunio:
habrá sido la amonestación “soy indigno de ser amado" lo que dió comienzo a todo este enigma? El uso del patrón de invalidación durante el proceso detona una profecía que se autorrealiza y que es autodestructiva. También se puede usar la invalidación para perpetuar el programa de "pobre de mí, mártir, víctima”.

Sin embargo, cada rasgo negativo puede tener una utilidad positiva. Por ejemplo, si usted tomara conciencia de su inconsciencia y usara el rasgo de la invalidación para invalidar su invalidación y soltarla. Usted descubriría que puede ir más allá de la testarudez de la resistencia y llegar a la autovalidación positiva y encontrarse caminando hacia la paz interior.

La programación puede ser desprogramada. Existe siempre la posibilidad que la vida pueda ser vivida con paz y amor en el presente y en el futuro. Nada falta en ninguno de nosotros. Nuestro yo real está siempre presente. Desgraciadamente nuestros padres no sabían nutrir nuestra esencia perfecta, a causa de su propia programación. La esencia de ellos tampoco fue nutrida por sus padres. Ellos tampoco aprendieron a honrar, respetar y amarse a sí mismos por ello, ¿Cómo hubieran podido darnos lo que nunca tuvieron? Si ellos hubieran sido capaces de honrar sus esencias, hubieran honrado la nuestra, entonces hubiéramos sido nutridos con amor y alimentados con un profundo sentimiento de seguridad interna.

 Continua en: el Sindrome del Amor Negativo (parte 2)

 

primi sui motori con e-max

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios
 

Ser Felices

Biblioteca

Especialidades

Terapias Complementarias

Espacio Espiritual

Redes Sociales