Menu
RSS

Papa Francisco

Papa Francisco

Austero, de bajo perfil, sencillo, futbolero, viaja en transporte público, no concede entrevistas, es amigo del cartonero del barrio y cuando fue elegido Sumo Pontífice, llamó personalmente a su canillita para pedirle disculpas por no poder ser más su cliente:

Es el primer Papa procedente de la Compañía de Jesús, el primero no europeo, y el primero de nacionalidad argentina.

 ¿Quién es Jorge Bergoglio?

El 13 de marzo de 2013, el cardenal Bergoglio fue elegido Papa en la quinta ronda de votaciones. Tomó el nombre papal de Francisco, en honor a San Francisco de Asís. Es el sucesor de Benedicto XVI, quien había dejado el papado voluntariamente por motivos de salud.

Jorge Mario Bergoglio, antes de asumir como el Papa Francisco I era uno de los 183 cardenales de la Iglesia Católica y arzobispo de Buenos Aires, además del primado de la Argentina.

Ya en otra ocasión, 8 años antes, había sido considerado como uno de los fuertes candidatos a tomar el lugar de Juan Pablo II cuando éste murió, el 2 de abril de 2005.


En ese entonces, Bergoglio integraba el selecto grupo habilitado para votar, y se dice que logró obtener 40 votos de los 77 necesarios para ser elegido.

El hecho de tomar el nombre de Francisco es un signo de su ideología y de la línea que desea que tenga la Iglesia bajo su pontificado: «una Iglesia pobre y para los pobres». Su elección supone un cambio importante de mentalidad en el Vaticano, dado su interés primordial por los temas sociales y la atención a las clases más desfavorecidas; aunque su postura doctrinal es conservadora.

Su carrera sacerdotal

Nació el 17 de diciembre de 1936 en la ciudad de Buenos Aires. Es hijo de un matrimonio de italianos formado por Mario -ex empleado ferroviario- y Regina -ama de casa.


Inició su carrera en la Iglesia a los 21 años, después de recibirse como técnico químico en la escuela secundaria industrial Hipólito Yrigoyen, en 1957. El 11 de marzo 1958 pasó al noviciado de la Compañía de Jesús, y completó sus estudios de Humanidades en Chile. Fue ordenado sacerdote el 13 de diciembre de 1969.  Entre 1973 y 1979 se desempeñó como superior provincial de los jesuitas, en plena dictadura militar. Como tal, su tarea fue reencauzar la misión pastoral de la orden religiosa fundada por San Ignacio de Loyola en ese período turbulento.

Se formó en humanidades y dedicó a la educación y formación académica. Luego de una gran actividad como sacerdote y profesor de teología, fue consagrado obispo titular, el 20 de mayo de 1992, y ejerció como uno de los cuatro obispos auxiliares de Buenos Aires.

 El 28 de febrero de 1998 asumió como arzobispo de Buenos Aires, sucediendo a Antonio Quarracino. Ya en este entonces mostraba el perfil bajo y la austeridad que lo caracterizan, ya que, para esta ocasión, a diferenciad e la práctica común, no se compró una vestimenta nueva, sino que ordenó arreglar la que usaba su antecesor.

Nueve años después, durante el consistorio del 21 de febrero de 2001, el papa Juan Pablo II lo nombró cardenal del título San Roberto Belarmino.

Mientras fue cardenal, Bergoglio vivió sólo, en un departamento sencillo, en el segundo piso del edificio de la Curia, al lado de la Catedral.


Desde la ventana de su departamento, observó con sentida preocupación el estallido de la crisis de diciembre de 2001 en la Plaza de Mayo, que derivó en la renuncia de Fernando de la Rúa. Hasta su cuarto llegaban los gases lacrimógenos. Se dice que al ver con indignación cómo una señora era golpeada por agentes policiales, tomó el teléfono para hablar con el ministro del Interior y fue atendido por el entonces secretario de Seguridad, Enrique Mathov, a quien le pidió por favor que la policía supiera diferenciar entre los activistas y los simples ahorristas.

En el arzobispado de Buenos Aires y como cardenal llevó a cabo un proyecto basado en cuatro objetivos principales: establecer una comunidad abierta y fraternal , protagonismo de los laicos trabajando conjuntamente con sacerdotes; evangelización, y asistencia a los pobres y enfermos.

Como Presidente de la Confederación Episcopal Argentina tuvo que hacer frente a duros períodos de crisis económicas y sociales. En todo momento expresó sus ideas y actuó según sus ideales, con humildad y firmeza.  Sus posturas sociales, su conservadurismo doctrinal y su forma de vivir humilde y ligada a los pobres le llevaron a un enfrentamiento con el entonces presidente Nestor Kirchner y su sucesora, Cristina Fernandez. Señaló incesantemente la extrema situación de pobreza en la que vivían muchos argentinos, y  tuvo ciertas confrontaciones, principalmente con el proyecto legislar el matrimonio homosexual (Ley de matrimonio igualitario) y el proyecto para despenalizar el aborto.

Vivir en el ejemplo


Enemigo de apariciones estridentes, Bergoglio siempre se ha caracterizado por rehuir toda exposición en los medios de comunicación y mantener un estricto bajo perfil. Cuando fue nombrado Cardenal, renunció a su limusina y a su chofer a favor de poder viajar en subterráneo y en colectivo como cualquier pasajero. Con frecuencia confesó en la Catedral como un sacerdote más y tras la masacre de Cromagnon recorrió hospitales para estar al lado de los heridos y familiares de las víctimas.


Al poco tiempo de ser ordenado sacerdote padeció problemas respiratorios y, tras una operación, sufrió la pérdida de un pulmón. Hoy goza de muy buena salud, fruto de la vida austera y rigurosa que siempre ha observado.


Cuando viajaba a Roma, no le gustaba mostrarse con los atributos de un cardenal; por eso era frecuente verlo con un sobretodo negro para no hacer ostentación de la llamativa vestimenta de los purpurados.


Su primer acto de gobierno al asumir en la arquidiócesis fue crear la Vicaría Episcopal de Educación, un virtual ministerio que tiene bajo su jurisdicción tantas escuelas y alumnos como los que atiende el gobierno porteño. Pero, a diferencia de los clásicos consejos de educación católica, su premisa es dedicar los esfuerzos de la Iglesia a toda la educación, no a los intereses de los colegios católicos.


En sus homilías, el Cardenal acostumbraba a revalorizar en forma permanente el sentido de la patria y las instituciones y, pese a su formación técnica de ingeniero químico, es un apasionado lector de Dostoievski, Borges y autores clásicos. Su presencia era habitual en actos ecuménicos e interreligiosos.

Fiel a su baja exposición, el nuevo Papa siempre ha tenido afinidades muy escondidas pero significativas. Disfruta de la ópera, el tango, y el fútbol; es hincha y socio activo simple del Club Atlético San Lorenzo de Almagro. Es simpatizante de San Lorenzo de Almagro; y hasta una vez, cuando jugaba el goleador Alberto "Beto" Acosta, el plantel le regaló una camiseta autografiada por los jugadores.

En uno de sus primeros actos tras ser elegido Papa alabó la labor realizada por su antecesor Benedicto XVI, del que dijo sentir «una gran gratitud y afecto por mi predecesor, quien revigorizó la Iglesia con su fe, sus conocimientos y su humildad». También manifestó que «todos nosotros vamos a tratar de responder con fe para llevar a Jesucristo a la humanidad y para traer a la humanidad a regresar a Cristo, a la Iglesia»

primi sui motori con e-max

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios
 

Ser Felices

Biblioteca

Especialidades

Terapias Complementarias

Espacio Espiritual

Redes Sociales