Menu
RSS

Entrena tu mente para ser feliz

Entrenar la mente para ser felizEsta mañana después de desayunar, mi esposo me dijo: deja los platos sucios en el lavaplatos que yo los voy a fregar, a lo cual por supuesto no puse absolutamente ninguna objeción.

Inmediatamente se puso a hacer unas cosas en su computadora, las cuales sé que eran importantes y como era de esperarse, se le olvidó el ofrecimiento que me había hecho. Como yo también me puse hacer cosas de la casa, igualmente se me olvidó pues confié en que él lo haría.

Al terminar lo que estaba haciendo, fui a la cocina y al ver que los platos seguían ahí sucios, vinieron a mí una cantidad de pensamientos, debo admitir, cargados un poco de rabia. En ese momento inevitablemente pensé: para qué me dice que lo va a hacer y no lo hace. ¡Claro, igual tengo yo que terminar haciendo todo! Pero de pronto, antes de que mi rabia y mi malestar siguieran creciendo me hice consciente de la trampa hacia la cual mi ego me estaba conduciendo y atajé mis pensamientos diciéndome a mí misma: Epa, un momento… ¿realmente siempre terminas tú haciéndolo todo?; ¿realmente eres tú la única que se hace responsable de los quehaceres del hogar?... ¡Guao! Ahí me di cuenta de que simplemente lo que estaba haciendo era distorsionar la situación con mis pensamientos, pues no es cierto que termino haciéndolo todo, ni que yo soy la única responsable de los quehaceres del hogar. Siendo justa con mi esposo, él realmente siempre está ahí dispuesto a ayudarme, solo que esta vez estaba realmente ocupado y se le pasó. Eso fue todo, no había necesidad de agregarle drama a la escena ni de sentirme víctima de la situación.

Por supuesto, al hacerme cargo de mis pensamientos y cuestionarlos, no dándolos por hecho sin siquiera analizarlos, la emoción que comenzaba a apoderarse de mí, el sentimiento de rabia que ligeramente se estaba asomando, asombrosamente se desvaneció como por arte de magia. Porque definitivamente no son nuestros pensamientos los que nos producen el sufrimiento, es nuestro apego a ellos lo que lo genera.

De pronto me puse a reflexionar acerca de cuántas veces al día ocupamos nuestra mente con pensamientos que nada tienen que ver con la realidad; y lo peor, cuánto sufrimiento nos pueden producir estos pensamientos. Es increíble cómo los seres humanos somos capaces de vivir, sentir y recrear un pensamiento negativo. Qué bueno sería que la misma energía que le ponemos a estos pensamientos distorsionados, llenos de miedo, angustia, vergüenza, rabia, tristeza, la usáramos para crear y visualizar la vida que queremos y merecemos.

Definitivamente nosotros no somos nuestros pensamientos. Cuando surja un evento que nos disguste o nos incomode, si nos mantenemos presentes en el aquí y el ahora, percibiendo nuestras emociones y la forma en cómo nuestro cuerpo comienza a reaccionar, podremos atajar ese pensamiento antes de que se convierta en una creencia de la cual será más difícil deshacerse más adelante. De esta manera comenzaremos a entrenar nuestra mente para ser felices. A medida que vayas haciendo tuya la práctica del ahora, te convertirás en tu propio observador, en ese maestro sabio que por mucho tiempo habías estado esperando, y serás capaz de entrar en tu interior y descubrir tu propia felicidad. Soltarás el gran miedo que tienes de vivir el presente y te darás el permiso de experimentar la realidad tal cual como esta se presenta, sin juicios ni calificativos, por lo tanto ya tus pensamientos no podrán apoderarse de ti y te darás cuenta de que oponerse a lo que es, sea cual sea la circunstancia que estés viviendo, es un acto inútil que solo genera sufrimiento y frustración. Es como querer enseñarle a ladrar a un gato. El gato es gato y dirá miau hasta que se muera. Sin importar cuántas horas nos esforcemos por querer cambiar esta realidad, jamás podremos, así que solo nos queda aceptarla y cambiar nuestro pensamiento de juicio por uno que nos haga sentir en más armonía y en paz con las circunstancias.

primi sui motori con e-max

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios
 

Ser Felices

Biblioteca

Especialidades

Terapias Complementarias

Espacio Espiritual

Redes Sociales