Menu
RSS

El miedo... ¡Tu mejor aliado!

El miedo ¡tu mejor aliado!Tengo un par de amigas con las cuales me encanta reunirme porque cuando lo hacemos nuestras conversaciones no suelen ser nada triviales.

Yo diría que son casi terapéuticas, porque no solo nos ponemos al día sobre lo que acontece en la vida de cada una, sino que también hablamos de aquello que sabemos que está allí haciéndonos la vida de cuadritos, pero que no sabemos cómo darle punto final y muchas veces escuchando a otros hallamos nuestras propias respuestas.

Fue en una de estas tertulias que una de ellas narró su más reciente encuentro con el miedo y cómo logró superarlo haciendo uso de su sabiduría interna. Mi amiga contaba que después de tanto pedirle al universo que la ayudara a conectarse con su propósito de vida y habiéndolo conseguido, no entendía por qué en muchas ocasiones sentía un pánico que la paralizaba cuando pensaba en alguna de las tareas que tendría que ejecutar para materializar este propósito. ¿Por qué siento este vacío en el estómago cada vez que pienso en lo que tengo que hacer?, se preguntaba mi amiga, ¿por qué aun sabiendo que debo hacerlo por mi bien, que sé que es algo que traerá cambios positivos a mi vida me perturba tanto la idea? Cuenta ella que llegaba hasta el punto de querer salir corriendo y dejar todo así, perdiéndose quizás una gran oportunidad en su vida.

Ella sabía que lo que estaba sintiendo no era falta de voluntad, sino un miedo enorme, casi pánico, pero no sabía cómo deshacerse de él. Así que optó por pedir asistencia divina y le pidió a su Ser que la guiara para encontrar las respuestas.

Dicho esto retomó la lectura de un libro que tenía días leyendo y de repente hubo una frase que le tocó tan pero tan profundo, que no pudo contener el llanto. Se dio cuenta de que en esa frase estaba la respuesta que estaba buscando y por supuesto no dudó en aprovechar ese momento para dejar aflorar toda las emociones y sensaciones que llegaban a ella, sin calificarlas, sin juzgarlas, sin analizarlas…solo sintiendo.

Pasado un tiempo y después de sacar todo ese dolor que tenía reprimido, dice que sintió una calma y paz en su corazón y que de pronto dejó de sentir miedo y angustia al pensar en todas esas tareas que necesitaba emprender,  pero que su cerebro se negaba rotundamente a ejecutar y como por arte de magia las ideas comenzaron a fluir en su mente, con tanta claridad que no dejaba de sentir asombro y a la vez un profundo agradecimiento con Dios por haberla guiado en esta búsqueda.

Mi amiga no sabe de dónde provenía este miedo, ni en qué momento se instaló, ni por qué, y creo que eso no importa mucho. Lo que quiero que rescatemos de esta historia es que si permanecemos lo suficientemente conscientes y atentos a las palabras que salen de nuestra boca, a las emociones que estamos manifestando en un momento dado a través de nuestro cuerpo, podremos reconocer cuándo es el miedo el que habla y actúa a través de nosotros, en esos momentos en que la vida nos pide que actuemos y no sabemos cómo.

¿Cómo saber cuándo es el miedo el que está controlando la situación?

Cada vez que nos resistimos a hacer algo, a aceptar una opinión o un punto de vista diferente al nuestro, a soltar los apegos hacia algo, hacia alguien o hacia nuestros pensamientos, aun sabiendo que alguno de estos puede ser la causa de nuestro sufrimiento, cuando nos sentimos deprimidos, ansiosos…ahí están hablando nuestros miedos. Hacernos conscientes de ellos es el arma de transformación más poderosa que tenemos y la vía más expedita para conectarnos con la felicidad. La clave está en:

  1. Reconocerlo cuando aparece y aceptar que está allí. Puedes hablar con tu ego y decirle algo como: “Está bien, reconozco que tengo miedo, lo acepto, es normal, pero elijo aquí y ahora dejar que mis miedos salgan a la luz, que se descubran ante mis sentidos”. Cuando haces esta declaración en voz alta, estás permitiendo que tu mente suelte el control y dejando que tu Ser te traiga la respuesta, la cual puede llegar por cualquier vía, por ejemplo a mi amiga le llegó a través de la lectura, así que tienes que permanecer atento y abierto a la experiencia.
  2. Analizarlos y cuestionar su validez. Piensa que este miedo ya no tiene ninguna razón de ser porque la situación de peligro que en algún momento enfrentaste, ya no existe, es solo una manipulación de tu mente inconsciente  para “protegerte del dolor”. Cuando el miedo o cualquier sensación de incomodidad aparezca, pregúntate: ¿Qué propósito tiene esto que estoy sintiendo?, e inmediatamente estarás expandiendo tu nivel de consciencia.
  3. Llegado el momento, como en el relato de mi amiga, déjalo que fluya y enfréntalo. No reprimas la emoción. Al principio te puede producir algo de angustia, pero eso es parte del proceso, a medida que vayas adquiriendo confianza en ti, el miedo se irá desvaneciendo. Así que cada vez que la vida te dé la oportunidad para enfrentarlo, no lo dudes, ¡tómala! Por ejemplo, si tu miedo es hablar en público, habla, si tienes miedo a volar en un avión, pues vuela.

Recuerda que toda emoción “negativa” puede ser transformada en una de mayor vibración. Por lo tanto nuestros miedos pueden ser nuestros mejores aliados. Deja que sean la chispa que encienda ese proceso de transformación y crecimiento que durante mucho tiempo has estado posponiendo y que la vida de vez en cuando se empeña en recordártelo, cada vez que el dolor aparece. Acéptalo, obsérvalo, escucha lo que te dice y pregúntate... ¿Por cuánto tiempo más estoy dispuesto a dejar que este miedo me detenga?

primi sui motori con e-max

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios
 

Ser Felices

Biblioteca

Especialidades

Terapias Complementarias

Espacio Espiritual

Redes Sociales