Menu
RSS

Claves Mindfulness contra la Depresión

Clavez mindfulness para la depresionSiempre me gusta señalar, que sólo hablo de aquello que, o bien conozco o bien he vivido, porque creo que, desde la posición de Consultor, resulta más amigable saber que, quien está frente a ti, es alguien que ya ha pasado por el mismo camino que estás atravesando o puedes llegar a atravesar.

Y es que la depresión, que se está convirtiendo en el mal del siglo XXI, le puede morder a cualquiera. En mi caso llevo dos “bocados”.

Cuando por las circunstancias que sean, el túnel negro se ciñe sobre ti, es imposible describir con claridad el lugar y las sensaciones en los que te encuentras. Eso es soledad y lo demás son tonterías.

Pero con la debida atención, el cuidado de los que están alrededor y –especialmente- de uno mismo, se termina saliendo y, además, según haya sido el proceso de viaje y salida, se enfoca tu particular universo de una u otra forma.

Quiero dejar en estas palabras algunas ideas. Funcionan. No es fácil… llevan su tiempo… pero funcionan.

  1. Aceptación sin resignación. Cuando se tiene una depresión, se tiene y punto. Lo primero es aceptar el estado en el que uno está. La lucha comienza cuando se acepta la realidad
  2. Tú no eres tu depresión. La Depresión no eres tú. Tu ser esencial está enfangado por una distorsión mental. Piensas de un modo ilógico y negativo. Tu personaje negativo está crecido, pero no eres tú.
  3. Añade esfuerzo, acepta ayuda. Se necesita esfuerzo para enderezar al mono loco en el que se ha convertido tu cabeza, que sólo habla de maldiciones y puntos negros, pero el sol –maravilloso- aparece cada mañana…aunque ahora no termines de verlo.
  4. Observa. Trata de observar tu depresión como un niño al que hay que mimar y llevar de la mano para reponerlo. Es importante que te fijes en una cosa y es que la depresión no eres tú.
  5. Escribe. Trata de identificar tus pensamientos distorsionadores. Anótalos en un cuaderno y dirígete a ellos con determinación

Una vez escuché a alguien decir que prefería que le cortasen una pierna a pasar otra depresión. Nadie que no haya estado en ese pozo, sabe bien lo que es. Yo puedo hablar porque sé. Las crisis personales, como todas las crisis, son procesos de cambio y transformación –bien es verdad que radicales- pero nos sirven de “ducha vital” para quitarnos de encima aquello que no queríamos.

No solo se sale, sino que la vida se asoma con todo su sencillo esplendor cuando el túnel se deja atrás. No es fácil, pero si es posible. Abrazos. Os entiendo.

primi sui motori con e-max
 

Ser Felices

Biblioteca

Especialidades

Terapias Complementarias

Espacio Espiritual

Redes Sociales