Menu
RSS

La observación a traves de los sentidos

La observación a traves de los sentidosMediante la observación se puede aprender mucho, se puede ser más consciente de uno mismo, de los demás y el entorno que te rodea. En un principio, puede parecer que tan solo se puede observar mediante la vista, pero no es así.

Es cierto que a través del sentido de la vista se obtiene mucha información, de hecho es el sentido que más se desarrolla porque es el más utilizado, pero no se debe despreciar el resto de sentidos, con los cuales también se recibe mucha información, más de lo que pueda parecer a priori.

Lo que ocurre es una falta de entrenamiento, de uso de los demás sentidos. Un ejemplo claro es una persona invidente: No tiene el sentido de la vista, lo cual permite y potencia mucho más el desarrollo de los otros sentidos. Lo mismo ocurre con personas privadas del sentido del oído. La pérdida o disminución de actuación de una parte del cuerpo o cerebro lleva necesariamente a suplir esa pérdida potenciando o desarrollando otras habilidades.

Ante esto queda claro la capacidad para desarrollar o entrenar capacidades que mantenemos ignoradas en uno mismo. Mi intención es invitarte a reeducar, potenciar tus cinco sentidos. Cada uno de nosotros tendemos a utilizar con más frecuencia uno de ellos, olvidando los demás como si no estuvieran. Es cuestión de práctica y entrenamiento tenerlos presentes a todos ellos.

Ciertas personas pueden tener más desarrollado el sentido del oído, de tal manera que son capaces de escuchar, de apreciar varios sonidos al mismo tiempo y diferenciarlos. Otras personas, tienen la habilidad de percibir los olores con mucha precisión, de oler fragancias que otros no aprecian. A lo mejor, tú eres de las personas más sensible al tacto y percibas texturas, formas, que otros ni se dan cuenta.

Se trata de descubrir cuál de los cinco sentidos está más desarrollado en ti, cuál de ellos utilizas más para observarte a ti mismo, a los demás o lo que te rodea para, de esta forma, poder estimular los que tienes más "dormidos". ¿Lo sabes ya?

Tómate tu tiempo y reflexiona sobre ello: Imagínate que has quedado con unos amigos a tomar algo en un sitio nuevo. Cuando llegas, ¿qué te llama más la atención? ¿Qué observas más? ¿Miras todo el espacio deteniéndote en los detalles con la vista? ¿Te centras en los olores que rodean el ambiente? ¿El sonido de la música, las conversaciones de otras personas, el ruido de los vasos? ¿El sabor de tu bebida, de lo que estás comiendo?

Cuando uno observa, centra su atención a todo, aumenta su sensibilidad, se vuelve más sensible a la percepción interna de la belleza. Es capaz de ver el lado más profundo de la vida.

primi sui motori con e-max

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios
 

Ser Felices

Biblioteca

Especialidades

Terapias Complementarias

Espacio Espiritual

Redes Sociales