Menu
RSS

Guía para estar en silencio 5 minutos

Guia para estar en silencio 5 minutosBueno, pues al fin ha llegado el momento. Llevas todo el día deseando llegar a casa para descansar tras un día de ajetreo monumental. Si tienes familia, seguro que primero tendrás que organizar todo para, justo antes de acostarte, dejarte un tiempo para ti y tu compañero o compañera.

Cada uno o una tiene su propia forma de actuar, pero lo que si está claro es que, como seres humanos, nos hemos llenado de tantísima actividad durante la jornada, que casi no disponemos de tiempo para estar con nosotros mismos, y eso es, sencillamente, un disparate. Primero porque, la realidad, es que estamos con nosotros mismos todo el día, y segundo, que no debemos llevar una vida muy tranquila cuando no nos damos cuenta de que nosotros mismos estamos juntos siempre.

¿Cuál es el problema?. Pues sencillamente, que como habitamos en nuestro tiempo con el dichoso piloto automático puesto y siempre con la lengua fuera sin saber muy bien hacia donde nos dirigimos, no nos damos cuenta de que nuestro cuerpo y nuestra mente están siempre unidos y esperamos, durante todo el día, a que llegue un rato por la noche, para rehacer el rompecabezas de nuestro cuerpo y unir las piezas que, durante todo el día, han estado separadas.

También suele ocurrir que huyamos de nosotros mismos. No nos gusta lo que circula a todas horas por nuestra cabeza, y en vez de ejercitar ese cuidado de nuestra relación con el proceso de pensamiento, lo que hacemos es tender a llenarnos de actividad y ruido para darnos esquinazo a nosotros mismos.

Hoy quiero mostrarte una pequeña guía básica de como permanecer en silencio, al menos, durante 5 minutos. Te puede parecer sencillo, pero si nunca lo has hecho, te recomiendo que lo pruebes. Si no aguantas bien y estas nervioso o nerviosa, inquieto o inquieta…la pregunta es ¿Qué te ocurre para no poder permanecer ni cinco minutos contigo mismo o misma?.

Sigue estos pasos:

  1. Busca un lugar tranquilo donde nadie pueda molestarte. No hace falta gran cosa. Con una silla te vale.
  2. Siéntate y posa tus pies sobre el suelo (descalzo/a o con calcetines) y siente tu peso distribuído entre el suelo y el asiento de la silla
  3. Posa tus manos con las palmas sobre los muslos
  4. Estira bien la columna vertebral. Como si alguien tirase de un mágico hilo atado sobre tu cabeza
  5. Mete un poco la barbilla y entorna los ojos, pero no los cierres del todo para evitar somnolencia
  6. Dirige tu mirada como uno o dos metros por delante de ti.

Trata de estar en esa posición durante, al menos, 5 minutos. No fuerces tu respiración. Déjala estar. Sólo obsérvala. Ella te dirá como estás…sereno, serena, agitado o agitada..nervioso, nerviosa.

Son cinco minutos de completo silencio que estaría bien que buscases de vez en cuando.

Sé consciente siempre que tu cuerpo y tu mente van unidos y en el mismo camino. Separarlos siempre te lleva al abismo del estrés y de la aceleración.

Por vierto ¿Qué ha pasado con tus pensamientos durante el tiempo que has estado sentado o sentada?...Si los anotas en un cuaderno, seguro que, en cinco minutos, llenas varias páginas.

No te preocupes…disminuir esa rumia mental es posible. Eso sí, tienes que tener claro que la mente nunca se queda en blanco, pero tu relación con ellos si es posible cambiarla.

primi sui motori con e-max

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios
 

Ser Felices

Biblioteca

Especialidades

Terapias Complementarias

Espacio Espiritual

Redes Sociales