Menu
RSS

El colegio debe educar, ¿y los padres?

padres-educadoresEl tema del colegio está muy presente en la vida familiar. Tanto es así, que muchas veces las expectativas que los padres tienen sobre los mismos, exceden los objetivos que puede proponerse una institución educativa.

Esta decepción muchas veces se manifiesta en reclamos que, injustamente, ponen en manos de directivos o maestros, tareas que son propias de los padres. Para utilizar una frase que me gusta mucho: se “tercerizan” las responsabilidades.

Ahora bien: a la hora de elegir un colegio, ¿cuáles son las motivaciones que tienen en general los padres?. Algunos, simplemente lo eligen por la distancia, muchos se fijan en las ventajas y desventajas económicas (tanto de un colegio privado como del estado) otros por su nivel académico y otros porque creen que el mismo puede ayudarlos a complementar la educación que se les da en casa. No faltan aquellos que piensan que “pago un colegio para que eduquen a mi hijo”. Colegio pago = niño educado.

Hay algo que está muy claro, nadie podrá reemplazar a quiénes son los primeros educadores, o sea, los padres. Por eso hay que tener un delicado equilibrio para saber que le corresponde a cada uno, de manera que la educación de los chicos vaya por la vía de complementar esfuerzos y no de demandar lo imposible, o de la permanente protesta.

Creo que de un colegio, como lo han dicho todos los grandes educadores de la historia, debo buscar lo que como padres no puedo darle en el ámbito de mi hogar. Dicen que no hay nada peor que una madre explicando matemática o un padre tomando la lección de geografía. Para ello existen profesionales en quiénes, en primera instancia debo confiar. Esto significa que a la hora de elegir una institución debo conocer su ideario, su estilo formativo y su historia. Este, una vez conocido, me permitirá, no sólo elegir un establecimiento en donde mi hijo pase la gran mayoría de sus horas diarias, sino un lugar, que me inspire confianza, en donde yo busco complementar la educación de mi hijo. Un lugar en donde, de alguna manera estoy delegando parte de mi paternidad.

Delegar parte de mi paternidad, no es “poner mi responsabilidad en el otro” sino, acompañarse mutuamente en un momento vital del crecimiento de nuestros hijos, familia y colegio.

Por eso decimos con énfasis que los colegios complementan la educación de los padres, y que los padres deben elegir con criterio el lugar en donde sus hijos desarrollarán gran parte de su formación personal. Ahora bien, los padres también deben acompañar esta educación, fuera del colegio y dentro del hogar.

Muchos padres que se presentan muy seguros y exigentes a hacer reclamos ante los profesores luego en sus casas no mantienen esta coherencia y muchas veces pasa lo que tan bien describe el Dr Jaim Etcheverry en su libro La Tragedia Educativa, página 60: “La escuela, que puede y debe ejercer una función de liderazgo, está condenada a perder frente a una sociedad que a cada instante la desautoriza. Si la sociedad deshace prolijamente lo que pretende que la escuela construya, no puede esperarse que la educación represente una gran diferencia”. Este comentario del Dr Etcheverry es perfectamente adaptable a los padres que deben sostener con conductas coherentes lo que de alguna manera reclaman en las instituciones educativas.

Cuando colegios y familia están de acuerdo un solo proyecto educativo, fundado en la formación integral de la persona, la posibilidad de cumplir estos objetivos es posible. De lo contrario, siempre se vivirá en la dualidad entre lo que se pretende y lo que realmente es posible.

Nos parece que el mejor de los proyectos, que es el proyecto de vida, sólo es posible construirlo cuando se toma a la persona en su totalidad y se la acompaña con uniformidad de criterio. En esto no puede haber “cortocircuitos”, porque los únicos perjudicados son los alumnos, nuestros hijos.

primi sui motori con e-max

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Comentarios (1)

  • Invitado - Kevin David

    Yo creo que el colegio y los padres cumplen roles diferentes en la educación de los niños, y ambos son igual de imprescindibles.
    Saludos!

    hace cerca de 4 años
 

Ser Felices

Biblioteca

Especialidades

Terapias Complementarias

Espacio Espiritual

Redes Sociales