Menu
RSS

La mastectomía (desde la psicología)

Mastectomía desde la psicologíaHoy voy a tratar una petición personal que me han hecho, hablar sobre la mastectomía,  y aunque se encuadre dentro del tratamiento de los pacientes oncológicos, lo trataré como un tema independiente.

Como sabéis, vuestras peticiones son importantes para mí, ya que me ayudan a elegir sobre qué escribir. Allá vamos.

La mastectomía es una intervención quirúrgica en la que se extirpa uno o los dos senos de la mujer, y se hace básicamente por dos razones: la extirpación de un tumor ya existente y prevenir su reaparición, y la otra sería disminuir significativamente la probabilidad de desarrollar cáncer de mama en determinado tipo de pacientes como por ejemplo las portadoras de los genes BRCA1 o BRCA2. Quiero señalar que aunque el artículo se escriba en femenino, no es un tipo de cáncer exclusivo de mujeres, también puede afectar a los varones.

De por sí, el hecho de ser diagnosticada de cáncer ya provoca un gran impacto emocional , si le sumamos los efectos físicos y los psicológicos de los tratamientos tan agresivos a los que deben someterse y sus consecuencias ( alopecia, malestar, anemias, debilidad…), el cambio que supone pasar de ser una persona sana a una persona con una enfermedad, que le obligará a dejar su trabajo , no podrá atender los que hasta ahora han sido sus obligaciones diarias, la recuperación fisioterapéutica de la movilidad del brazo, el miedo y la incertidumbre, pensaremos y estaremos en lo cierto que este tipo de pacientes necesita de apoyo psicológico para afrontar tan difícil situación, además de por supuesto el apoyo y cariño incondicional de sus seres queridos sin el cual ni el mejor de los terapeutas podrá tener mucho éxito.

En el caso de una mastectomía, la cirugía además es mutilante, afectando de forma muy directa a la propia imagen y a su vertiente más femenina y de la maternidad. Por todo ello la ayuda psicológica debe abordar varios frentes.

La angustia primera de lo que el cáncer significa, los miedos a la propia enfermedad, a la posibilidad de la muerte. La autoestima, la propia imagen no ya solo de la falta de un pecho o de los dos, sino sus temores hacia la pérdida de atractivo sexual, tenga o no pareja, y sobre la maternidad. Sin embargo, y aunque parezca lo contrario, en un estudio publicado en la British Medical Journal (2001;322:76) se llegó a la conclusión que el estado psicológico de las mujeres a las que se les practicó la mastectomía de reducción de riesgos era mejor que aquellas que optaron por no hacerlo, la razón parece estar en que las mujeres que rechazaron realizarse la mastectomía preventiva siguen en constante estado de alerta y de ansiedad a la espera de los resultados de las pruebas médicas a las que deben someterse a menudo ,para la detección temprana del cáncer en el caso de que este apareciera. Por lo tanto es parte de la información que deben recibir, valoración de costes/beneficios  de esta intervención, pero esta es una decisión que sólo ella debe tomar, y hay que recordar que es posible tras la mastectomía, realizar la reconstrucción de los senos.

Una vez que se ha realizado la mastectomía, hay que empezar por aceptar la nueva imagen, primero se palpa y nota la falta, después se mira al espejo, primero vestida, luego con los vendajes, por último desnuda, esto debe hacerlo poco a poco y cuando ella decida que está preparada para afrontarlo,  y acompañado de su pareja o quien ella estime oportuno. Esto es primordial, que los demás acepten su nuevo estado con naturalidad y haciéndole sentir igual o más querida. Probablemente la pareja necesite también consejo y guía para ayudarla y ayudarse.

Seguramente el estilo de vida cambie hacia uno más saludable, y la vida se vea ahora con otros ojos, con otro punto de vista, las prioridades cambian, se valora más es tiempo con los suyos y se disfruta más de los momentos, de los hijos, éstos son casi siempre los cambios más significativos en la nueva actitud.

Las pacientes que mejor se recuperan son las que se implican activamente en su propia recuperación, toman iniciativas, son positivas, aquellas cuyas parejas son un gran pilar en el que apoyarse, con una familia o unas relaciones sociales afectuosas y cariñosas, comprensivas y empáticas. El amor y el cariño son muy importantes en esta lucha, La pareja debe hacerle ver que sigue siendo atractiva sexualmente y que la sigue deseando igual que antes, que en ese aspecto no hay cambios.

Las terapias suelen incluir no solo a las pacientes, sino a sus parejas y a aquellas personas más cercanas para enseñarles a que sepan ayudar y ayudarse a sí mismas pues también les afecta directamente, tendrán que saber gestionar momentos difíciles de mal humor,  de abatimiento, además de realizar las veces de cuidadores y ocuparse de tareas que antes realizaban entre dos.

Otro componente del tratamiento psicológico es la terapia de grupo, que en estos casos son excelentes. Hablar con otras mujeres, llorar con ellas, desahogarse, darse ánimos, hablar de cosas que en casa no les apetece, comprueban que no están solas, no sólo reciben ayuda, también la dan, son parte de la recuperación de otra persona,  forman una piña, incluso quedan y hacen actividades fuera de la terapia convirtiéndose en grandes amigas.

El tema es bastante amplio como todo en psicología y se me hace muy difícil resumir sobre todo determinados temas, así que lo dejaré aquí y si queréis que profundice en algún aspecto en particular, ya sabéis, abierta a sugerencias y peticiones, aprovechad que pedir es gratis. :)

“Aunque le arranques los pétalos, no dejará de ser una bella flor”

Rabindranath Tagore

primi sui motori con e-max

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios
 

Ser Felices

Biblioteca

Especialidades

Terapias Complementarias

Espacio Espiritual

Redes Sociales