Menu
RSS

Sobre la psicología positiva

Psicología positivaQue la felicidad está relativamente de moda es algo mas que evidente, pero, del mismo modo, también lo es que lanzar mensajes positivos porque si sin fundamentación alguna, no es psicología positiva.

La Psicología positiva fue iniciada en la conferencia inaugural que Martin Seligman dio en 1998 para su periodo presidencial de la APA (Asociación Americana de Psicología).

Seligman concluyó  diciendo: “La psicología no es una mera rama del sistema de salud pública, ni una simple extensión de la medicina, nuestra misión es mucho más amplia. Hemos olvidado nuestro objetivo primigenio, que es el hacer mejor la vida de todas las personas, no solo de las personas con una enfermedad mental. Llamo a nuestros profesionales y a nuestra ciencia a retomar esta misión original justo ahora que comienza un nuevo siglo”.

La psicología positiva es parte de la psicología, es una rama, que busca comprender, a través de la investigación científica, los procesos que subyacen a las cualidades y emociones positivas del ser humano, durante tanto tiempo ignoradas por el resto de la psicología ( centrada en el trauma, la crisis personal..)

El objetivo es aportar nuevos conocimientos acerca de la psique humana no sólo para ayudar a resolver los problemas de salud mental que adolecen a los individuos, sino también para alcanzar mejor calidad de vida y bienestar, todo ello sin apartarse nunca de la más rigurosa metodología científica propia de toda ciencia de la salud.

Tradicionalmente la psicología ha dedicado mucho esfuerzo a estudiar los aspectos negativos y patológicos del ser humano, dejando de lado a menudo el estudio de aspectos más positivos como, por ejemplo, la felicidad, la resiliencia, etc.

No es un movimiento espiritual, no pretende promover el crecimiento personal a través de métodos dudosamente establecidos. No es un ejercicio de autoayuda ni un método mágico para alcanzar la felicidad. No pretende ser un abrigo bajo el que arropar creencias y dogmas de fe, ni siquiera un camino a seguir por nadie. La psicología positiva no debe ser confundida en ningún caso con una corriente dogmática que pretende atraer adeptos ni seguidores.

Las áreas de estudio de la psicología positiva son; la Felicidad, la Creatividad, el Flow, la Resiliencia, el Optimismo, el humor, la Inteligencia Emocional y por último, la facilitación de las fortalezas personales.

En cuanto a la felicidad es necesaria en nuestra vida porque es un mecanismo protector ante las diferentes adversidades de la vida.

Adversidades que, en ocasiones, no dependen de nuestra existencia, de nuestro trabajo, sino que se escapan a nuestro “control” como las que he mencionado antes.

En estas ocasiones, lo que nos queda es precisamente elegir como adaptarnos a esa situación, decidir como resistir y superarla.

El concepto de Resiliencia, de sobrevivir a un hecho traumático como puede ser una enfermedad, o un accidente de tráfico, o la muerte de un ser querido, es muy útil para explicar esta visión que realmente quiero transmitir.

No podemos evitar catástrofes a nuestro alrededor, pero si podemos permitirnos reponernos de esos duros golpes en nuestro camino. Disponer de conexiones afectivas potentes, facultades mentales, la autoestima, el pensamiento positivo, los motivos para vivir y la inclinación a responsabilizarnos de lo que nos ocurre, serán los factores de protección ante dichas situaciones que facilitaran una superación de la adversidad.

Es por tanto que mantener una actitud positiva, feliz antes esos momentos en la vida es fundamental, para superar el momento en sí, y para no dejar que nos afecte aun cuando ha pasado. Hoy por hoy, sabemos que los centros cerebrales encargados de elaborar y modular las emociones, estimulan a su vez a las neuronas especializadas en razonar.

Esto quiere decir, que existe coherencia entre lo que pensamos y lo que sentimos, nuestro modo de interpretar el mundo, la realidad influirá en nuestro estado de ánimo, y viceversa.

Si consigues mantener una disposición optimista, mantendrás también un estado emocional positivo, más feliz.

Es fundamental en nuestra vida diaria mantener una visión optimista. Numerosos estudios han mostrado como las personas positivas alcanzan mayores logros en su vida, y gozan de mayor salud física y emocional.

En un estudio hecho con universitarios, aquellos que eran optimistas a la edad de 25 años, tenían mejor salud a edades entre 45 y 60. Otros estudios han asociado el pesimismo con mayores tasas de enfermedades infecciosas, mortalidad más precoz…

Así mismo suelen ser personas más persistentes, con mayor nivel de resiliencia en caso de enfermedad o sucesos traumáticos, y un menor nivel de estrés..

Todo esto no quiere decir que las personas que nos dedicamos a la psicología, y muy especialmente a la psicología positiva seamos una especie de “alucinados” de la vida, que no entendemos, o que no nos hacemos cargo de los problemas que existen dentro y fuera de nosotros mismos.

Eso no es psicología positiva, el positivismo es parte de la psicología positiva, y promover una actitud positiva ante las adversidades es algo mas, pero indudablemente existen ocasiones en las que lo mas sano, es llorar, y expulsar sentimientos de dolor y pena. No existe incoherencia entre ambas cosas.

Existe un concepto psicológico muy interesante, que explica en parte el mundo de hoy en día.

Se debe a la adaptación hedonista, la inmensa capacidad del ser humano de acostumbrarse rápidamente a la rutina, incluyendo la pérdida del interés en un logro tan pronto lo haya alcanzado, o el aburrimiento hacia un producto de consumo tan pronto ha llegado al hogar.

Para sentirte realizado y feliz es necesario conseguir un aumento de salario, comprar una casa más grande, un coche más potente, otras tres camisetas de rebajas, etc… Cada vez pensando que ahora sí vas a ser feliz por lo menos hasta que te hayas acostumbrado de nuevo.

Si la adaptación hedonista nos inculca dar por hecho nuestra salud, nuestros bienes, nuestros amigos y nuestra familia, entonces la visualización negativa es el antídoto para recordar su importancia en nuestras vidas.

¿Y que eso de la visualización negativa?

Es una dinámica que se utiliza con la finalidad de que tomemos consciencia de que la felicidad requiere atención constante, a pesar de cualquier adversidad se puede ser feliz.

Se trata de imaginar, de visualizar las personas a las que amamos, nos caen bien, apreciamos..

Esas personas que diríamos que son importantes o fundamentales en nuestro día a día... vuestros padres, hermanos, parejas, hijos, amigos…

También se trata de que pensemos en que ya no están, se han ido, nos han dejado para siempre, y conectemos con ese sentimiento.

¿No pensarías mejor que decirle a tu amigo si supieras que mañana no le vas a ver mas?

¿Crees que es tan importante aquella cuestión por la que discutiste esta mañana con tu pareja o con tu madre, ahora que estas visualizando que no le volverás a ver jamas?

¿Qué le dirías a esa persona que sabes que no vas a volver a ver?

Pensar en esos sentimientos, atesorar los buenos momentos, las sensaciones positivas, los abrazos y las risas, esos detalles son los que importan..

Adaptarnos a no apreciar una buena conversación, un abrazo, una sonrisa, es lo que hace daño al ser humano, y eso, lo podemos cambiar.

primi sui motori con e-max

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Comentarios (2)

  • Invitado - Marco

    Estoy interesado en la psicología positiva desde hace tiempo, creo que realmente se puede ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas y no solo tratar sus trastornos. Ojalá siga creciendo y encontrando nuevas maneras de hacer a las personas felices! Saludos!

    hace cerca de 3 años
  • Invitado - Beatriz

    :):)muy enriquecedor. gracias

    hace cerca de 3 años
 

Ser Felices

Biblioteca

Especialidades

Terapias Complementarias

Espacio Espiritual

Redes Sociales